miércoles, 28 de diciembre de 2016


Qué me digo, frente a la desesperanza.

Estoy cansada, muy cansada.

Ha sido un año duro en muchos sentidos, y yo estoy tan cansada y a veces tan triste.

Me busco a mí misma en otros momentos para recordarme cómo es la vida cuando estoy bien.

Miro fotos de cuando estamos felices

en las playas preciosas

en las calas

con la guitarra, cantando juntas

en el patio, en la terraza

tan calatravas.

Me leo cuando soy capaz de sostenerme y de acunarme

pienso, me traigo a la memoria del cuerpo a las amigas, a mis otras

respiro hondo, lloro despacio y caliente

Estoy cansada, me digo, ahora no puedes tomar decisiones

Escribo entradas y entradas que no publico

pienso un montón de cosas que no voy a hacer

sé que no quiero poner mi cuerpo ahí

principalmente por mí

y porque las cosas no se hacen así.

Respiro hondo, lloro, y me digo

las cosas no van a ser siempre así

necesitas descansar, y no tomar grandes decisiones ahora

escribo entradas y entradas que no publico

pienso un montón de cosas que no voy a hacer

sé que no quiero poner mi cuerpo ahí

lo sé

Nos tomamos un café y le digo, estoy cansada

a veces tengo pensamientos extraños, y me asusto

hacía mucho tiempo que no los tenía

Pensamientos como no nos van a dejar descansar nunca,

la única forma de descansar es morirse.

Me dice que sabe que no somos las únicas que hemos pensado eso alguna vez

sin dramas

pero así es

y yo quiero abrazarla

y hacer bola con una manta

y descansar.

Tú me entiendes

ella me entiende

nos entendemos

y eso me sostiene.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada